LOS MEJORES DEL MUNDIAL QATAR 2022 NO LO SON POR LO QUE TÚ CREES

Al momento de escribir este artículo aún no sabemos quiénes serán los finalistas del Mundial de Fútbol que se está celebrando en Qatar. Los 4 semifinalistas, sin embargo, comparten ciertos aspectos comunes, así como los que fueron eliminados comparten otros.

Ustedes dirán, ¡momento! ¿Ahora en Acorde Valor se las quieren dar de expertos en fútbol? Más aún, a lo mejor a muchos de ustedes no les interesa mucho el fútbol y a duras penas están enterados que existe este Mundial, más que nada por el ruido mediático.

A varios de nosotros nos encanta el deporte, y en particular el fútbol, pero ese no es el punto. Lo que ocurre en la vida diaria (y un campeonato mundial claramente es parte de ella) nos ofrece muchas oportunidades para aprender interesantes lecciones, en este caso para la gestión de las personas en las organizaciones.

Vayamos viendo 4 lecciones relevantes (pueden haber muchas más)

1. Tener ganas de ganar es clave.
Los 4 equipos semifinalistas (Argentina, Croacia, Francia y Marruecos) demostraron hasta el último minuto de cada uno de sus partidos esas ganas de “comerse al mundo”. Nunca bajaron los brazos, cada uno en su estilo, sabían que un partido no ha terminado hasta que llega el pitazo final del árbitro. Tampoco nunca dudaron que podrían lograrlo, no importa qué adversidades les presentaba cada partido. Si extrapolamos a las organizaciones, el mensaje es claro.

2. “Uno para todos y todos para uno”.
Sí, tal como Dartagnán y los 3 Mosqueteros, el trabajo en equipo es clave. Si tienes un gran talento (Messi en Argentina, Mbappé en Francia), genera las condiciones organizacionales que le permita desplegar todas sus capacidades en los momentos oportunos. Ambos equipos juegan de una manera que permite que estos talentos aparezcan con los espacios que necesitan para brillar e inclinar la balanza del partido a favor de sus equipos. (TODOS PARA UNO) Incluso puede haber partidos donde ellos no brillen y escasamente aparezcan, pero mantendrán ocupados a los rivales justamente en anularlos, permitiendo de esa manera espacios para que otros los aprovechen. (UNO PARA TODOS) Y los otros dos equipos apuestan a mantenerse muy compactos, rotando roles según sea necesario, y donde el respectivo líder fundamentalmente apoya y da seguridad y tranquilidad al resto.

3. Agilidad es el nombre del juego.
Los 4 equipos juegan en alta velocidad, tanto física pero sobre todo mental. Aquellos dos equipos con una apuesta que privilegia la seguridad defensiva y desde ahí construir son como animales al acecho, esperando atentamente la oportunidad y saltando rápidamente al ataque, aprovechando la debilidad o el error del rival. En las organizaciones equivale a estar siempre atento al entorno, para detectar oportunidades y tener una capacidad de respuesta rápida. Y los otros dos equipos, con una apuesta enfocada en someter al rival a una presión ofensiva constante y variada en sus formas, entienden que el balón debe moverse rápido, que cada uno de ellos debe estar permanentemente generando el espacio para ser una opción de pase para el compañero que tenga la pelota, y generar suficientes “maniobras distractivas” para – de improviso – generar un pase con ventaja a un espacio vacío (no ocupado por el rival). Es decir, desde la perspectiva organizacional, esto implica que debo tener una mecánica de trabajo en equipo, donde cada uno sea capaz de disponibilizarse para los demás, con sentido estratégico y siempre con capacidad de acción ágil.

4. Son protagonistas.
Cuando las cosas no están resultando como uno quiere, una tentación muy humana de “echarle la culpa al empedrado”. En el fútbol, el empedrado se llama “actuación sesgada del árbitro”, “malas condiciones de la cancha”, “actitud destructiva del equipo rival”, entre muchas otras explicaciones. En muchos partidos se pierde tiempo valioso en la discusión de cobros arbitrales, por ejemplo, que son improductivas, pues rara vez el árbitro modifica su decisión por la presión de un equipo. Estos 4 equipos pierden poco tiempo en estas discusiones. ¿Qué cobraron algo de manera equivocada? Me lamento dos segundos y retomo mi juego y veo cómo lo puedo resolver o superar. No fue así con varios de los equipos que fueron eliminados en las fases previas del campeonato. En las empresas, puedo quejarme de las condiciones de entorno (¿cuánto van a cambiar por mi alegato?) o bien asumirlas como un dato y buscar formas de avanzar a pesar de ellas.

Sin duda, existen más lecciones que se pueden sacar. Te ofreceremos otras una vez que sepamos quién finalmente se coronó campeón este Domingo. Mientras tanto, nos encantaría leer tus propias lecciones.

Escríbenos a conversemos@acordevalor.com