Evaluación de Desempeño: Alcanzando Metas y Desarrollando Competencias para el Éxito Organizacional

Durante el mes de Julio hemos compartido información respecto a la evaluación y gestión del desempeño dentro de una organización, y hemos recalcado la importancia de evaluar el desempeño no sólo a nivel grupal, sino también de forma individual. 

Recordemos que la evaluación de desempeño se erige como una herramienta poderosa para identificar y desarrollar el talento en todos los niveles jerárquicos, y reiteramos la importancia de trabajar los puntos más débiles durante todo el año para lograr una mejora continua en toda la organización.

Aún cuando la organización debe plantear los objetivos a alcanzar de cada uno de los cargos con los que cuenta, es muy importante también, que considere bajo qué parámetros se evaluará a cada uno de los colaboradores, y es por esto que a continuación te detallamos la diferencia entre Evaluación por Objetivos y Evaluación por Parámetros:

1. Evaluación de Desempeño por Objetivos:

La evaluación de desempeño basada en objetivos es un método popular y eficiente que se centra en medir el cumplimiento de metas y resultados específicos. Este enfoque se sustenta en la definición clara de objetivos SMART (Específicos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y con un Tiempo definido) para cada empleado. Los pasos clave en este proceso son los siguientes:

  1. Establecimiento de Objetivos: Gerentes y empleados colaboran para definir metas claras y alcanzables, alineadas con la estrategia y visión de la empresa. 
  2. Seguimiento del Progreso: Durante el período de evaluación, se realiza un seguimiento regular para supervisar el avance hacia los objetivos establecidos. 
  3. Evaluación del Desempeño: Al finalizar el período acordado, se analiza el grado de cumplimiento de los objetivos y se proporciona una retroalimentación específica. 
  4. Reconocimiento y Desarrollo: Los logros se celebran y se identifican áreas de mejora para el crecimiento profesional continuo.

La evaluación por objetivos fomenta la claridad y el enfoque en los resultados. Al vincular las metas individuales con la estrategia organizacional, se crea una mayor alineación y motivación entre los empleados.

2. Evaluación de Desempeño por Parámetros:

La evaluación de desempeño por parámetros se centra en el análisis de las competencias y habilidades de los empleados más que en los resultados concretos. Este enfoque se basa en identificar las habilidades clave necesarias para el éxito en un puesto de trabajo y evaluar en qué medida los empleados las poseen. 

Los pasos fundamentales son los siguientes:

1. Definición de Competencias: Se identifican las competencias necesarias para el puesto, como habilidades técnicas, habilidades interpersonales, liderazgo, resolución de problemas, entre otras.

2. Evaluación de Competencias: Mediante diversas herramientas, como entrevistas estructuradas, evaluaciones de colegas y autoevaluaciones, se evalúa el nivel de competencia de cada empleado en cada área relevante.

3. Retroalimentación Constructiva: Se brinda una retroalimentación detallada sobre el desempeño en cada competencia y se exploran planes de desarrollo para mejorar aquellas áreas que lo requieran.

4. Impulso al Crecimiento Profesional: Se diseñan programas de desarrollo y capacitación personalizados para fortalecer las competencias y habilidades del equipo.

La evaluación por parámetros pone el énfasis en el desarrollo del potencial de los colaboradores, lo que permite construir equipos altamente competentes y versátiles, capaces de adaptarse a los desafíos cambiantes del entorno empresarial.

Sin importar la metodología de evaluación que se escoja, siempre es necesario que la organización establezca los factores a considerar en la evaluación en base a la o las metas que se ha propuesto, y también es necesario siempre preguntarse: ¿La persona cuenta con las habilidades y conocimientos básicos para  desempeñarse en el cargo?. Porque muchas veces no importa cuántas capacitaciones se realicen o cuántas instancias de mejora haya, si la persona no cuenta con ciertas habilidades (o talentos), es muy difícil que el desempeño mejore.

Así como hay requisitos básicos que los colaboradores deben cumplir, también hay ciertas condiciones que la organización debe satisfacer para lograr un correcto desempeño. Algunos de éstas son: 

  • Contar con los recursos necesarios.
  • Facilitar procesos, ya sea en términos tecnológicos como administrativos.
  • Generar un lugar de trabajo seguro para todos los colaboradores.
  • Velar por la salud tanto física, mental y emocional de cada individuo. 

La Evaluación de Desempeño es una herramienta esencial para fomentar el crecimiento profesional y el éxito organizacional. Tanto la evaluación por objetivos como la evaluación por parámetros tienen sus propias ventajas y se complementan entre sí. El enfoque por objetivos asegura la alineación con la estrategia de la empresa y la orientación hacia resultados tangibles. Por otro lado, la evaluación por parámetros destaca la importancia del desarrollo de habilidades y competencias para el crecimiento sostenible a largo plazo.

Una implementación efectiva de ambos enfoques permitirá a las organizaciones identificar talentos, mejorar el desempeño individual y grupal, y generar un ambiente de trabajo motivador y enriquecedor. Así, la Evaluación de Desempeño se convierte en un pilar fundamental para el desarrollo de un equipo humano altamente productivo y comprometido con el éxito común.