Equidad y justicia salarial, más que igualdad

El título del texto, plantea desde el inicio un problema de interpretación.

Habría que señalar que equidad e igualdad son parientes sin ser lo mismo, y justicia se relaciona con ambas en varios aspectos, especialmente en un sentido moral.

El hecho es que en general ,y en promedio, las mujeres a iguales condiciones, perciben salarios inferiores a los hombres, participan menos en el mercado laboral y tienen menos acceso a cargos altos en la jerarquía empresarial.

Entre las principales causas se destaca que las mujeres son proveedoras de cuidados, especial, aunque no exclusivamente el de los hijos. Este cuidado se traduce en una menor participación en el mercado del trabajo y en menores ingresos.

Como si fuera poco al finalizar el cuidado más intensivo, baja su probabilidad de encontrar un nuevo empleo y se ven forzadas a escoger entre aquellos que ofrezcan compatibilidad con el cuidado de los hijos, generalmente peor remunerados y muchas veces informales.

La guinda de la torta es la desvalorización de largo plazo de su carrera. Al permanecer fuera del mercado por períodos prolongados y ocupar puestos de menor nivel y/o formalidad pero flexibles, lógicamente sus habilidades no se llegan a desarrollar de acuerdo a su potencial. Así de mal están las cosas.

Alguien podría preguntarse, ya que dar a luz y procurar cuidados en la etapa posterior al parto son dos actos diferenciados: si fueran los hombres los encargados de proveer cuidados :¿sufrirían ellos perjuicios similares en su carrera?

De ser afirmativa la respuesta, entonces el costo que asumen las mujeres evidentemente no es a causa de su condición de mujer sino por el rol que la propia sociedad les encomienda por tradición.

¿Qué opinas sobre este tema? ¿Crees que al invertirse los papeles, en cuanto al cuidado de los hijos, produciría un cambio en la distribución salarial?

Nos gustaría conocer tu opinión, la cual puedes compartirla con nosotros en los comentarios.